Cómo evitar una página web «zombie»